Diversión, facilidad de aprendizaje y progresión rápida son las pautas del actual esquí alpino, adaptado a los materiales carving. El término se basa en el verbo inglés “to carve”, que significa esculpir o trazar.

Los carver son esquís tallados con el contorno lateral acentuado, es decir, con la espátula y cola más anchas respecto al patín.

La constante evolución del material nos ha llevado hacia un esquí mas conducido (Carving del inglés cortar tallar); con una mayor facilidad conseguiremos una mejor toma de cantos, teniendo una conducción del esquí en la curva mas precisa.

Esto nos transmitirá unas sensaciones de mayor seguridad y control.

Con virajes conducidos que nos permitirán tener sensaciones antes reservadas solo a esquiadores de alto nivel.

A nivel de escuela nos adaptaremos al tipo de material y condición del alumno para sacar el máximo rendimiento.